El fenómeno de Jordan Peterson

Rate this post
En las últimas semanas, me sumergí en el fenómeno de Jordan Peterson. Para aquellos que no lo saben, Peterson es un profesor de psicología de Toronto que se hizo famoso en los últimos dos años. The Spectator, un periódico conservador del Reino Unido, así como David Brooks del New York Times, han calificado a Peterson como el pensador más influyente de nuestro tiempo.
Su ascendiente comenzó cuando se pronunció en contra de un proyecto de ley canadiense, el C-16. Al convertirse en ley, hizo ilegal discriminar a las personas por su identidad de género. Argumentó que esta ley obligaría a profesores como él a utilizar los nuevos pronombres preferidos por las personas “trans” y por cualquiera que no se identificara como hombre o mujer. Peterson dijo que esto no sólo violaría su libertad de expresión, sino que podría llevar al extremismo totalitario.
Estoy de acuerdo con la postura de Peterson debido a la excesiva corrección política. Después de esta polémica inicial, comenzó a hablar sobre diversos temas. Sus seguidores descubrieron un enorme archivo de conferencias y charlas. Esto incluye una serie de 40 horas basada en su primer libro, “Mapas del Significado” de 600 páginas, que combina sus estudios en psicometría con ideas de Nietzsche, Jung y otros en una compleja -algunos dirían enrevesada- “teoría del todo”.
De la noche a la mañana, Peterson se encontró una enorme cantidad de admiradores, especialmente entre los jóvenes blancos de Estados Unidos y Canadá. Se convirtió en la estrella ascendente de un grupo de presentadores de programas de entrevistas y expertos, apodado la “Intellectual dark web” por The New York Times. En este grupo se encuentran el neurocientífico Sam Harris, el experto del ala derecha Ben Shapiro, al biólogo evolutivo Bret Weinstein, así como a los comediantes Russell Brand y Joe Rogan.
Los seguidores en Patreon de Peterson lo patrocinan en más de $80,000 por mes. Llena vastas salas de conferencias. Su nuevo libro, “12 reglas para la vida: Un Antídoto al Caos”, ha estado en la cima de las listas de no ficción de Amazon desde hace semanas. Escrito en el género de la autoayuda, el libro integra consejos directos con historias de su pasado y digresiones en áreas como la psicología evolutiva, los arquetipos junguianos, la Biblia y muchas otras.
Aunque su tono es bastante seco, es un hábil orador público, un pensador rápido y un retórico que ha dominado un estilo que hace que sus planteamientos sean difíciles de penetrar al principio. Esto le permite difundir ideas controvertidas, manteniendo al mismo tiempo una fachada de rigor académico y objetividad científica.
Es un opositor estridente de la política de identidad y el posmodernismo, que él equipara con el marxismo, diciendo: “El posmodernismo es una forma de mantener al marxismo bajo un nuevo disfraz. El marxismo se basa fundamentalmente en el odio más que en la simpatía y la empatía”.
En general, no cree que la desigualdad basada en la raza, el género o la clase social siga siendo un problema significativo en el Occidente contemporáneo, debido a los progresos realizados en las últimas décadas. Peterson argumenta que la mejor manera de abordar la desigualdad es fortaleciendo al individuo. Sospecha profundamente de las acciones colectivas destinadas a reducir la desigualdad de la riqueza o a mejorar los derechos civiles. Por supuesto, fortalecer al individuo es una buena idea, pero también tenemos que tener en cuenta las realidades de la injusticia sistémica y la desigualdad estructural.
El fenómeno de este pensador independiente que se atreve a cuestionar las ideas de la cultura contemporánea, puede ser un buen ejemplo a seguir.
 

Juan Carlos Oyuela

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *