¿QUÉ LE ACONSEJARÍAS A ISIDORO?

Rate this post

El esfuerzo por mejorar en las virtudes se puede enfocar de muchas formas. Se puede plantear de forma negativa, tratando de erradicar un defecto. Aunque la experiencia de personas de todas las culturas y de distintas épocas, nos enseñan que es mejor plantear la estrategia de forma positiva. El esfuerzo por ser mejor se vuelve mucho más atractivo si nos planteamos ocupar nuestro tiempo haciendo el bien y avanzando mediante muchas acciones positivas en las virtudes que deseamos alcanzar.
Incluso, para los que ven presente un gran defecto en sus vidas, siempre se puede dar la vuelta al planteamiento. Buscar la virtud opuesta a ese vicio. Por ejemplo, si descubrimos que la pereza es nuestro principal enemigo, la estrategia de lucha sería trabajar la diligencia y el orden, por ejemplo. Al final se trata de fortalecer el amor natural que todos tenemos por el bien y por hacer cosas buenas.
También se puede plantear la estrategia descubriendo cuáles son las virtudes que tenemos más arraigadas. En este caso, se trataría de apoyarnos en esas cualidades buenas que todos tenemos para apalancar la mejora en los puntos que vemos como negativos. Los clásicos hablaban de que existía una «conexión» entre todas las virtudes. La «Conectio virtutum» se puede representar mediante el principio físico de los vasos comunicantes. Subir el nivel del agua en uno de los conductos, hace que todos suban de nivel. Si mejoramos en fortaleza, por ejemplo, diciéndonos que no a pequeños caprichos, esto repercutirá necesariamente en que mejoremos en amabilidad y en espíritu de servicio en los demás.
Tengo un amigo que hizo el test de 24 virtudes de Martin Seligman. Por razones de espacio no entraré a describirlo. Baste con decir que este prestigioso profesor de la Universidad de Pensilvania desarrolló una propuesta de clasificación de virtudes.
Vamos a llamar a este amigo Isidoro. El test consta de 240 preguntas. Está disponible en esta dirección: https://www.authentichappiness.sas.upenn.edu/es/user/login?destination=node/629 para acceder es necesario inscribirse mediante un usuario y un password.
Después del test, Isidoro encontró que sus cinco fortalezas, en orden de importancia, son las siguientes:

  • Curiosidad, interés por el mundo: Es un intenso deseo y motivación por explorar la información novedosa de nuestro alrededor.
  • Espiritualidad, fe, sentido religioso: La espiritualidad es la fortaleza más humana y sublime, consiste en tener creencias coherentes sobre un significado y una finalidad en la vida que trasciende nuestra existencia.
  • Amor por el conocimiento y el aprendizaje: Esta fortaleza psicológica es la que genera la motivación en las personas para adquirir nuevas habilidades, conocimientos o experiencias.
  • Sentido de la justicia, equidad: Esta fortaleza conlleva el desarrollo de habilidades para el consenso equitativo, la sensibilización con la justicia social, la expresión de compasión por los demás y la perspicacia necesaria para comprender las relaciones y obtener resultados equitativos.
  • Liderazgo: El líder es aquella persona que es capaz de influir en los demás. Es la referencia dentro de un grupo (ya sea un equipo deportivo, un curso universitario, una compañía de teatro, el departamento de una empresa, etc.). Es la persona que lleva “la voz cantante” dentro del grupo; su opinión es la más valorada.
    Estos son los valores o virtudes que están más directamente conectados con las necesidades de felicidad y trascendencia de mi amigo. Si solamente contáramos con esta información ¿Cómo le ayudarías a plantear un plan de mejora? Sería interesante que tomaras papel y lápiz e hicieras el esfuerzo por proponerle a Isidoro actividades y motivaciones que le ayudaran a explotar de mejor forma sus talentos.
    Se me ocurre que un plan de mejora podría ser:
  • Curiosidad, interés por el mundo. Esta fortaleza hace que se posea una gran inquietud intelectual. Se desea buscar conocimientos, se tienen hambres por saber de todo. Sin embargo, también se puede convertir en un defecto porque puede llevar a saber un poco de todo, a comenzar múltiples proyectos pero no tener la perseverancia para terminar ninguno. Yo le plantearía a Isidoro que tuviera un tiempo diario fijo de estudio. 15 minutos o media hora podrían bastar. Atención, me refiero a estudio, no lectura. La inquietud de saber se debe dirigir a profundizar no a saber poco de muchas cosas. Podrían haber muchas propuestas más pero me quedaría en esta para comenzar.
  • Espiritualidad, fe, sentido religioso. Es un aspecto muy positivo que puede dar una gran sentido del por qué y para qué de la vida. Sería interesante que Isidoro tuviera algunas momentos diarios para meditar y conversar con Dios. Tener esas prácticas y momentos definidos puede ayudar a ser constantes.
  • Amor por el conocimiento y el aprendizaje. En este momento, lo conectaría con lo propuesto al inicio. Más adelante sería interesante ver los puntos fuertes y débiles en la formación intelectual y Isidoro y hacer un plan de estudio y lectura de acuerdo a sus necesidades.
  • Sentido de la justicia, equidad. En esta línea le plantearía a Ignacio que desarrollara una iniciativa, solo una, en la que pueda colaborar para ayudar a personas que son víctimas de las injusticia, la pobreza o la marginación. Existen muchas posibilidades de voluntariado en las que podría colaborar. Más adelante, incluso se podría plantear a Isidoro que él mismo propusiera alguna iniciativa que genere impacto en su comunidad.
  • Liderazgo. Se ve que Isidoro tiene talentos para servir a los demás organizando y dirigiendo. Podría unir este talento con cualquiera de los puntos anteriores. Por ejemplo, que liderara un grupo de promoción social o de la cultura.
    Para simplificar el plan de mejora, tal vez valdría la pena comenzar con los puntos 1, 2 y 4. Obviamente esto es completamente opinable y desde luego, estaría sujeto a la disponibilidad de tiempo y a las preferencias del mismo Isidoro. Para que el plan avance, el mismo interesado debe ser el principal protagonista. Valdría también la pena que Isidoro contara con la ayuda semanal de un coach que le ayude a mantener el rumbo y la constancia.
    Desde luego, esto es solamente un ejemplo. Existen muchas alternativas para plantear la solución. Tal vez el puesto aquí se vea extremadamente simple, pero para mejorar de verdad, es mejor la constancia en pequeños propósitos que grandes esfuerzos que duran poco tiempo.

Si hicieras el test y me enviaras tus virtudes, estaría totalmente disponible para ayudarte a elaborar un plan similar.

365 días con historias sobre virtudes. Biografías, libros, películas y muchos recursos con ejemplos para imitar.

Para recibir un mensaje diario como este, suscríbete en: https://chat.whatsapp.com/I835VjOwT0IBUdbWyGrjRy

Comparte con tus amigos

 

Juan Carlos Oyuela

 

Deja un comentario